LATITUDES. LOS LÍMITES DIFUSOS DE LA PATAGONIA.

Patagonia. Coordenadas: 35ºS/55ºS – 73ºO/62ºO

 

20200422 231106                                                                                                                                                                                               Ph. Patricio Crespo

… me pregunto / si mirar tanto las estrellas / es lo que te ha vuelto tan callado / qué ves cuando parece que no miraras / cuando tus ojos caen por los bordes / de una noche cualquiera

(Fragmento; Susana Slednew)

Delimitado el tema Latitudes y las notas que componen el primer número de Patagonia CulturaS, solo resta situarnos y pensar en la editorial. Dado que esta es la tarea que nos hemos impuesto: abordar las diversas CulturaS de la Patagonia que habitamos. Definir la cuestión territorial no es un tema menor: ¿hasta dónde nuestra injerencia en la puesta en valor de la cultura e identidad de la Patagonia; en la promoción de sus expresiones comunitarias, bienes y artistas culturales?

El asunto pareciera tener una resolución sencilla: “Para entender la organización del espacio geográfico un punto de partida es la localización geográfica y la representación a través de los mapas” –advierte el Programa Nacional de las Olimpíadas de Geografía (2014), de la Universidad Nacional del Litoral (UNL, Argentina). Si tomamos en cuenta que el territorio, en tanto espacio de sostén, puede representarse cartográficamente entre coordenadas, entonces consultar estas fuentes –es de esperar- llevarían a una resolución satisfactoria.

Sin embargo, como una paradoja, es el punto que plantea el primer escollo. La investigación lleva a publicaciones diversas, que parecen desconocerse entre sí, afirmando información notablemente contradictoria.

Un artículo de la Revista Geográfica (1953), hace referencia a la obra del Dr. Feruglio (“Descripción geológica de la Patagonia”), para advertir que llamaba la atención que el estudio de límites “haya sido tratado muy someramente… y que abarca el sur de la provincia de Mendoza, el oeste de la provincia Eva Perón (La Pampa), el territorio de Neuquén y el norte del territorio de Río Negro…”, que aún no eran provincias. Explica que la dificultad del estudio radicaba en el hecho que Feruglio, “en sus numerosos viajes no tuvo oportunidad de realizar el reconocimiento geológico detallado de esa zona”. Y aconseja que “ya que el límite boreal de la Patagonia no puede ser sino aproximado y convencional, lo más acertado es atenerse al que marcan los ríos Limay y Negro”. Cita un arco que constituye un “escudo cristalino” (área central del territorio de Río Negro) entre los paralelos 40º y 42º Sur “o si se prefiere –agrega- el límite puede llevarse hasta el río Neuquén”. Como si entre ambos paralelos no hubiera una distancia de más de doscientos kilómetros de longitud y una considerable superficie aún mayor.

Pero territorio y territorialidad no son lo mismo. Si el primero expresa el plano continente (el suelo y sus características geológicas y climáticas) que sostiene, el segundo habla de una construcción social de sus habitantes atravesados e interactuando en dicho plano de manera dinámica.

Otras definiciones limítrofes sobre las que se prefiere no profundizar, porque escapan al análisis de esta Editorial, citan el límite norte de la patagonia argentina aleatoriamente entre los paralelos 35º y 38º, cambiando la fisonomía cartográfica de una manera notable: en el primer caso el centro y sur de la provincia de Mendoza, el sur de San Luis, íntegramente la provincia de La Pampa, y buena parte de la provincia de Buenos Aires, formarían también parte de la Patagonia. En el segundo, queda excluida de la región, centro y norte de la provincia del Neuquén, patagónica por definición.

 

220px Pat mapa con los límites mayormente aceptadospng

Esta discordancia cartográfica es aún más insólita en la delimitación que hace Chile, llevando la región de la Patagonia sólo hasta el paralelo 42ºS, en el Seno de Reloncaví, dejando fuera, por ejemplo el norte de la Xª Región, y a Puerto Montt, entre los lugares más destacados. O incluso más al sur, en la provincia de Palena, dejando fuera a Chiloé.

 

patagonia chile

Ninguna de estas sesudas tribulaciones parece afectar a quienes habitan la Patagonia, ni de un lado ni del otro de la Cordillera de los Andes. De hecho, buena parte de la población pampeana (de la provincia de La Pampa), reclama su lugar como parte de la identidad patagónica.

“¿Qué entender por identidad en el sur? ¿Qué sujetos forman parte de este proyecto identitario? ¿Sobre qué tensiones establecieron sus bases?” –Se pregunta la Mg. Gabriela Álvarez Gamboa, de la Universidad de Talca, Chile, en un artículo para la Revista Universum.

Explorando este plano de la territorialidad, donde se construye el espacio como un elemento vital de las comunidades y la sociedad, lo mejor será preguntar a las personas interesadas por qué forman parte o no, según estos límites difusos de la Patagonia. Por una cuestión de espacio/tiempo, esta suerte de conversación virtual se hará en un recorte tomando el problema en su lado Este: hay pampeanos y pampeanas que se identifican como parte de la Patagonia y además reclaman su lugar en ella.

-“Compartimos la extrañeza de por qué La Pampa incorporada a la Región Patagónica” –inicia Liliana Touceda, Licenciada en Museología de la Universidad del Museo Social Argentino. Relata que para el año 2000 existía un acuerdo entre gobernadores de Río Negro y La Pampa para que ésta fuera incorporada institucionalmente a la Patagonia y gozar así de algunos beneficios por zona desfavorable y acceso a suministros, por ejemplo. Este acuerdo se sostuvo especialmente en el ámbito cultural. “En discusiones creativas, buscando definir nuestra identidad, no lo sentimos de esa manera”. Detalla las propias zonificaciones dentro de la provincia y cómo éstas están afectadas –y afectan- por las condiciones climáticas, la capacidad productiva y la vida económica y social, donde cada una se relaciona más con las ciudades limítrofes –y la vida- de las provincias que la rodean. “En síntesis –cierra- el pueblo pampeano no se siente patagónico; la Patagonia está más al sur. Para nosotros, Río Negro es el valle fértil y verde. Percibimos la Patagonia a partir de Chubut”.

“Hace años, lo discutimos –recuerda Sergio De Matteo, poeta, Presidente de la Asociación Pampeana de Escritores-. Pero hace un tiempo reapareció la cuestión de que La Pampa no es Patagonia”. De Matteo conoció a Ricardo Costa, poeta referente de la literatura neuquina; escucharlo hizo que cambiara su enfoque y se dedique a investigar sobre escritores y escritoras del sur. El primer condicionante que halló fue él mismo: “mi excentricidad; un pampeano en la Patagonia”. Iniciaron entonces una re-discusión sobre la cuestión de límites, la inclusión o no de La Pampa, más allá de los acuerdos entre gobiernos por las cuestiones detalladas por la Lic. Touceda.

 

200px Mapa Geografico de America Meridional acercamiento

De Matteo reflexiona sobre el lugar desde dónde se habla cuando se dirimen estas cuestiones. Qué bibliografía es referencial, qué se sostiene desde ella. “En especial cuando se trata de exclusiones” –dice. “Tanto Patagonia, como Pampa, pertenecen a la biblioteca occidental, tal como cual: no existían; son terminologías impuestas. Había pre-existencia de pueblos originarios. Y la circulación que había entre nuestros pueblos originarios: incluía. Dentro de todos sus límites de movilización, comercio, intercambio cultural, era mucho más sólida la expansión territorial de esa Patagonia que la que quieren determinar algunos expoliando a la provincia de La Pampa”.

 

IMG 20200417 WA0013

La cartografía antigua que da cuenta de la presencia de aquellos pueblos originarios con sus territorios, desde la mirada occidental del Estado Nación, devela que la misma provincia de La Pampa se extendía a lo que es hoy el norte de Río Negro y estaba incluida en ella, una parte de Mendoza, llegaba hasta la cordillera y tomaba el sur de San Luis. Es dinámica la construcción del espacio geográfico, también en su enfoque institucional.

 

 

IMG 20200417 WA0012

 

Retomando las preguntas de Álvarez Gamboa, se puede indicar que quedan señaladas cuestiones pre existentes, tanto de la presencia de pueblos originarios, precedentes a la conquista española designando nuevos nombres y nueva lengua para la apropiación de tierras y recursos, y posteriormente, con el mismo sino, la de los estados a ambos lados de la cordillera; las tensiones están explicitadas. ¿Qué pasa entonces con quienes son sujetos en el proyecto identitario del Sur-Patagonia?

Alicia Santillán, poeta cordobesa, radicada desde hace treinta años en Santa Rosa (capital de La Pampa), expresa con el decir de la cotidianeidad: “Después de todos estos años de vida en esta provincia, puedo decir que lxs pampeansxs, participamos de la cosmovisión de la región patagónica porque nos une al resto de las provincias un pasado común. Una herida profunda que fue abierta a sangre, destrucción de cuerpos y de culturas, a través de la llamada “conquista del desierto”. El primer genocidio de nuestra patria: los pueblos originarios. Conquista del mal llamado desierto. Estaba ocupado por los dueños de un territorio. Pueblos, lenguajes, culturas…

El pampeano participa de esta lucha regional por reconocer, reconstruir, revalorizar el territorio de la región y de la provincia: los primeros asentamientos, los cantos, la perspectiva cosmogónica, la historia, el arte, la forma de nombrar los lugares.

Reafirmo la idea de lucha regional porque si bien para lxs pampeanxs es primordial la construcción y reafirmación de la “identidad pampeana”, ello no implica una identidad aislada, sino que hunde raíces en un pasado que nos hermana con las otras provincias de la Patagonia. Pasado que ha sido negado, avasallado por la historia oficial”.

Susana Slednew, poeta, que nació en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires y reside en Eduardo Castex, provincia de La Pampa, sobre lo patagónico en ella afirma: “Lo que hace que me sienta o defina patagónica podría nombrarlo como tensión. Es una tensión que se da como paradoja, que la puedo expresar como una vivencia y que creo que es parte de la esencia patagónica.

La tensión casi constante entre el desplazarnos y el aquietarnos.

El querer desplazarnos para crear el trabajo, la salud, el arte, la constitución y desarrollo de la familia, el matiz de lo cotidiano; y, el querer aquietarnos, querer quedarnos en su soledad, querer sentirnos en su lejanía.

Los poetas que venimos de una forma u otra a habitar este territorio parece que viniéramos a aprender a andar para detenernos, a escuchar el viento para reconocer la calma, a descubrir la soledad para reconocernos en el mundo, a sentir a la lejanía como si fuera un querer.

Esa tensión, también como un ritmo, aparece en mi voz poética, en lo escrito desde esta comarca.

Desde esa tensión, me reivindico patagónica”.

Cartográficamente entonces Patagonia CulturaS, toma como límite norte de la región el paralelo 35ºS, que contiene en su totalidad a la provincia del Neuquén, sur de Mendoza, la casi totalidad de la provincia de La Pampa, y el sur –si sus pobladores así lo desearan- de la provincia de Buenos Aires, en su lado Este de la Cordillera de Los Andes. Por el lado Oeste, con el mismo paralelo se incluirá al sur de la VIIª Región, incluyendo a Talca y su zona de influencia hasta el sur continental.

O bien a quienes cuyos ojos caigan por los bordes, de tanto mirar a las estrellas.

 

20200422 231000

                                                                                                                                                                                               Ph. Patricio Crespo*

Por ViNuCa

 

*Ph. Patricio Crespo - Imágenes tomadas de "Serie Estrellas" -  Villa La Angostura (2020)

Pato Crespo

   

     Patricio Crespo, nació en enero de 1994 en Villa Regina, Río Negro, reside desde su niñez en Villa La   Angostura, Neuquén.

     Estudió Fotografía en B&N en la Escuela de Diego Ortíz Mugica y se recibió como Técnico en Fotografía   Profesional en el Instituto Sudamericano para la Enseñanza de la Comunicación (ISEC), con especialización   en   Fotografía de Autor, Documental, Publicitaria, de Modas, Editorial, Fotoperiodismo y Dirección de Fotografía.

     Trabajos suyos fueron publicados en el Buenos Aires Restaurant Map (2014), Anuario Escuela Diego Ortiz   Mugica   (2014); participó de la muestra de arte juvenil Festilagos Villa La Angostura (2015 - 2018). Realizó tapa,   contratapa e   imágenes interiores del libro Taller de Tango (Ediciones De La Grieta, 2019). 

     Sus trabajos pueden apreciarse en: 

  •                                                                Instagram: @patocresp_0 -
  •                                                                www.behance.net/facundocre3f14  

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

  • Textos para el estudiante 2014 –
  • Programa Nacional Olimpiada de Geografía de la Rep. Argentina, Universidad Nacional del Litoral. Págs. 9 a 42.
  • Álvarez Gamboa, Gabriela. El sujeto que tiembla-desea: ambivalencia, estereotipo y tensión en las representaciones coloniales en la Patagonia. Revista UNIVERSUM • Nº 25 • Vol. 1 • 2010 • Universidad de Talca. Pp. 28 a 42
  • Grondona, Mário F. “EL LIMITE SEPTENTRIONAL DE LA PATAGONIA.” Revista Geográfica, vol. 13, no. 37/39, 1953, pp. 65–75. JSTOR, www.jstor.org/stable/43558439. Accessed 22 Apr. 2020.