EXPLORANDO LA PATAGONIA. LA CARAVANA DE MUSTERS (Tercera parte: el arribo).

Puerto Deseado, Santa Cruz. Coordenadas: 47º 45’ 00” S – 65º 54’ 13” O

 

Vida entre los patagones Musters

 

Nueve meses tardó Musters en transitar los 2750 kilómetros, desde la desembocadura del Río Chico, en la Isla Pavón (Santa Cruz), hasta Carmen de Patagones (Río Negro). Salió en agosto de 1869 y llegó en mayo de 1870.

Esta tercera parte, narra los eventos de su llegada y el posterior registro que el inglés publicara en su libro At home with the Patagonians (Vida entre los patagones),  el más famoso escrito etnográfico, topográfico y de otros temas para su tiempo, una vez retornado a Londres. Y es justamente ese registro lo que da trascendencia a esta excursión, testimoniando en primera persona la vida y organización social de los pueblos originarios de Patagonia.

Muy lejos de la imagen de "salvajes" que se les impusiera diez años más tarde, para pretextar el exterminio que sobre ellos se llevó adelante desde el Estado Argentino por la "gloriosa generación del '80". Un relato que pervive más de ciento cuarenta años después y que debe ser desterrado por una sociedad educada en busca de las verdades que encubren los relatos del poder

VINUCA

 

La etapa final. Casimiro y Sayhueque.

 

El 22 de marzo la caravana arribó a Geylun (posiblemente al sur de Paso Flores y cerca de Pilcaniyeu, actuales). Pocos días después entró a las tierras de Sayhueque. Apenas entrado a ese territorio ocurre un extraño incidente; una terrible pelea de borrachos entre sus amigos tehuelches contra los manzaneros de Sayhueque. Murieron varios hombres, cuatro de ellos víctimas de un revólver que llevaba Musters. En el séptimo capítulo de la bitácora de viaje el inglés solo se limita a decir que el arma era suya. ¿Musters fue el victimario o solo facilitó el arma?

Este hecho tendría repercusiones en 1873 cuando el viajero retornó a la Patagonia con el fin de llegar a territorio tehuelche cruzando la Cordillera desde Valparaíso. Iba con unos traficantes y, al toparse con un grupo de aborígenes, éstos lo reconocieron como el hombre blanco responsable de varias muertes sucedidas esa noche. Quedó prisionero y a la espera de una ejecución segura. Al final pudo escapar durante la noche, aprovechando la borrachera de sus verdugos. Musters debió galopar durante varios días hasta quedar a salvo.

Luego de arduas negociaciones, con intensa participación de mensajeros (ya que los tehuelches estaban interesados en vender sus mantas) y la crucial participación de una mujer local que sirvió como mediadora de la paz, Musters pudo tener acceso a Valentín Sayhueque, gran señor del País de las Manzanas, a quien el viajero describe como “un hombre de aspecto inteligente, como de 35 años de edad, bien vestido con poncho de tela azul, sombrero y botas de cuero". Su cara, de tez oscura, era redonda y jovial, era herencia de su madre tehuelche. Mostraba una astucia disimulada y su risa parecía burlona. Tenía plena consciencia de su importancia y poder y se notaba que se consideraba superior al resto de los caciques. Poseía una considerable fortuna en animales y objetos de plata. Su cuartel general estaba en medio de un valle desde el que sus esposas cuidaban cuantiosos rebaños de ovejas. El toldo principal era una vivienda completamente cerrada, exceptuando la cortina de piel que servía de puerta. En él se encontraba "la bandera de Casimiro, esto es, la bandera de la Confederación Argentina" a la que Sayhueque saludaba como propia.

 

CB

 Confederación Argentina Bandera

 

  

 

 

 

 

 

 

 

               Cacique Casimiro Bigua                                                                      Bandera de la Confederación Argentina

 

Además, el líder manzanero le aseguró a Musters que siempre sería bienvenido en su territorio y le obsequió una de las largas y livianas lanzas que usaban sus guerreros.

En ese contexto se llevaron a cabo dos parlamentos, los cuales son de gran importancia, dentro del contexto socio-político en el que se encontraban las sociedades de Patagonia hacia 1869-70; puesto que estos dos encuentros serían determinantes para las acciones futuras.

El primero de estos estuvo presenciado por los líderes tehuelches Casimiro, Orkeke, Hinchel, Quintuhual, Foyel, Inacayal, y por el líder manzanero Sayhueque, además de un conjunto de caciques de menor relevancia política, según la óptica de Musters, dentro de las tolderías dependientes de este último. Allí se discutieron medidas fundamentales con respecto a las relaciones fronterizas entre estas sociedades (que tenían que ver fundamentalmente con el comercio y la buena vecindad).

Al segundo parlamento llevado a cabo en la región de “Las Manzanas”, y último de la serie presenciada por el viajero inglés, asistieron todos los líderes mencionados más arriba teniendo el objetivo de tomar medidas en cuanto a las relaciones de frontera con el Estado argentino. Por ese motivo se hizo presente un agente del gobierno, emparentado con Sayhueque. Esta persona, llamada Mariano Linares, había sido enviada desde Carmen de Patagones con el fin preciso de incentivar a Sayhueque y demás líderes étnicos cordilleranos y patagónicos a mantener la paz con dicho poblado. En este encuentro se discutió además la invitación que realizó Callfucura para atacar la frontera, sobre lo cual los tehuelches ya se habían expedido negativamente antes de llegar al lugar, resolviéndose mantener la paz y se optó por incentivar al ‘Salinero’ Callfucurá para que tome las mismas medidas, pidiéndole que limitara sus hostilidades a Bahía Blanca. Sayhueque por su parte postuló que protegería toda la orilla del río Negro al norte y a Carmen de Patagones, mientras que Casimiro haría lo mismo en todo el lado sur patagónico.

 

Sayhueque

                                                                                   Cacique Valentín Sayhueque

 

Un viajero secundado por ilustres presencias.

 

Tras estas negociaciones Musters regresó a Geylun para preparar el viaje a Patagones. De ese periplo serán parte Musters, Orkeke, Casimiro, Quintuhual, Crime, Meña y numerosos tehuelches, mujeres y niños. El viajero inglés irá incorporando y confirmando nombres: Margensho (Maquinchao), Trinita (Treneta), Valcheta. Desde Maquinchao, Musters y dos acompañantes deciden adelantar el viaje a Patagones. Lleva una carta para el comandante Murga con el fin de preparar el terreno para el resto de la comitiva. Luego de cruzar el río Negro Musters vuelve a ponerse su traje de un inglés de la época, saco de cazador que tuvo bien guardado mucho tiempo.

Cerca de San Xavier tuvo contacto con los hermanos Linares y las estancias de Kincaid, Alexander Fraser y Grenfell quienes le facilitaron dinero. Tras 2750 kilómetros de viaje, el 26 de mayo de 1870 Musters llega a Patagones.

 

mapa expedición de musters

Mapa de la expedición de Musters (1869-1870)

 

Una vez allí se entrevistó con Pablo Piedra Buena (hermano de Luis, quien le dio alojamiento mientras esperaba al resto de sus acompañantes), el Dr. Humble, la galesa familia de Morris Humphreys y el Comandante Murga, quien se mostró receloso ante la posición que el inglés había ganado entre los aborígenes. Sospechaba de él. No le alcanzaba saber que simplemente era un huésped y amigo de los indios. La posibilidad de que Musters fuera un espía de la corona británica alimentó las especulaciones acerca de su figura.

Días después llegaron Casimiro, Orkeke y sus tribus con la comitiva que, para entonces, se había reducido a la mitad a causa de enfermedades, accidentes o asesinatos. Para colmo de males, antes de llegar a Patagones se fulminaron en una bacanal, aprovechando las provisiones y regalos que les habían anticipado las autoridades del Fuerte. Varios de ellos murieron en una pelea generalizada, entre ellos Waki, un bondadoso muchacho que se había hecho muy amigo de Musters. En este contexto Casimiro llegó a Carmen con las ropas destruidas y el rostro desfigurado por los golpes. Se instaló en un hotel y alquiló una banda de música para que tocara en su honor, sin estarse sobrio ni una sola noche.

Por su parte Musters recorrió la zona y tomó valiosos apuntes acerca del estado de la colonia, y de las bondades de la ribera del río Negro para establecerse como emigrante, en contraposición con la colonia de galeses establecida ya por aquel entonces más al sur (en la desembocadura del río Chubut) y con la que Musters es muy crítico, afirmando que solo subsiste gracias a la ayuda del gobierno de Buenos Aires. Musters calcula la población de Carmen de Patagones en unos 2 mil habitantes, divididos en cuatro grupos: los descendientes de los primeros pobladores españoles, los nuevos inmigrantes extranjeros llegados a América en busca de fortuna, los negros y los “presidiarios enviados allá de la República Argentina”.

 

Carmen de Patagones 1850

Carmen de Patagones (1850)

 

Según Musters los primeros pobladores, eran descendientes de “tozudos gallegos”, estrechamente unidos entres si a través de matrimonios entre las diferentes familias, y a los que sus conciudadanos llaman maragatos (Musters desconoce el origen de esta denominación vinculada a descendientes de pobladores de la provincia de León en España, de la comarca conocida como La Maragatería, y que fueron pioneros tanto en la Patagonia como el actual Uruguay).

El resto de extranjeros que habitaban Patagones eran en su mayoría italianos y vascos españoles, junto con algunos franceses, ingleses, galeses, suizos y alemanes. Los negros eran descendientes de una partida de esclavos traída cuando esta era legal por un francés llamado Viba que fue gobernador de la colonia. Finalmente los presidiarios eran “desertores del ejército, ladrones y bribones de toda clase enviados de Buenos Aires”, enviados allí como establecimiento penal fronterizo gracias a la imposibilidad de escapar por mar o la alta probabilidad de ser capturado o muerto por los indios pampas, en caso de querer huir por tierra. 

Musters se embarcó en el vapor "Patagonia" (ex "Montauk", de Boston) rumbo a Buenos Aires, que encalló en la desembocadura del Negro, y siguió viaje en la goleta "Choele Choel". Arribó a la capital argentina a principios de agosto. Ese mismo mes publicó un resumen de sus aventuras en el The Standard and River Plate News, un periódico inglés editado en Buenos Aires. Luego partió rumbo a Inglaterra donde se encontraría a mediados de diciembre; ya que el día 13 de dicho mes leyó una comunicación ante la Royal Geographical Society. Al año siguiente saldría en Londres la primera edición de su obra “At home with the Patagonians”, el más famoso escrito etnográfico, topográfico y de otros temas para su tiempo. La aventura patagónica fue premiada con un reloj de oro por la Royal Geographical Society. Se retiró de la Marina británica con el grado de capitán de fragata (commander).

Los últimos momentos de la vida de Musters transcurrieron en Londres, pues se preparaba para desempeñar sus nuevas funciones de cónsul en Mozambique, para las que había sido designado por el Foreign Office el 23 de septiembre de 1878. Pocos días antes de su partida para África, y como consecuencia de la operación de un absceso, Musters sufrió un repentino ataque de piemia y falleció a la edad de 38 años, el 25 de enero de 1879.

 

musters 611x442jpeg

Caravana de Musters

 

Por Hernán Rolando Medina

Primera parte: 

https://www.patagoniaculturas.com/es/95-patagonia-culturas/301-explorando-la-patagonia-la-caravana-de-musters-primera-parte.html

Segunda parte: 

https://www.patagoniaculturas.com/es/95-patagonia-culturas/320-explorando-la-patagonia-la-caravana-de-musters-segunda-parte.html 

 

Fuentes:

Bórquez, Viviana. Las representaciones de nación y de aboriginalidad en los rostros de Casimiro Biguá. XII Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia, Facultad de Humanidades y Centro Regional Universitario de Bariloche. Universidad Nacional del Comahue, San Carlos de Bariloche. (2009).

Vezub, Julio E. La Caravana de Musters y Casimiro. La “CUESTIÓN TEHUELCHE” revisitada por el análisis de redes. Punta Arenas–Carmen de Patagones, 1869-70  *Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas, Centro Nacional Patagónico, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (IPCSH-CENPAT-CONICET). Bd. Guillermo Brown 2915, (9120) Puerto Madryn, Chubut, Argentina. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (2015) https://scielo.conicyt.cl/pdf/magallania/v43n1/art02.pdf

Imágenes: Google.

Loading...
Loading...