EXPLORANDO LA PATAGONIA. LA CARAVANA DE MUSTERS (Segunda parte)

Puerto Deseado, Santa Cruz. Coordenadas: 47º 45’ 00” S – 65º 54’ 13” O

 

Tehuelches expedición

 

Desde Río Chico al País de las Manzanas

 

La caravana de Musters partió del campamento de Río Chico el 15 de agosto de 1869. Estaba integrada por hombres y mujeres de todas las edades, con la indumentaria ideal para recorrer un trayecto donde no encontrarían ninguna población, sólo paraderos denominados "aiken" por los tehuelches, donde podían abastecerse con carne, agua, pasto y leña.

Musters describe a los tehuelches como un pueblo justo, noble y orgulloso (el menos occidentalizado por aquel entonces de todos lo que habitaban el sur de América) con hábitos que se degradan solamente cuando ingieren el aguardiente introducido por los europeos, y del cual ya no saben o no quieren prescindir. Por otro lado, aunque se organizan en grupos encabezados por un jefe o cacique, no rinden vasallaje al mismo, ni muchos menos a uno de otra tribu, por más poderosa que esta sea. Al morir uno de los tehuelches a los que Musters acompaña, aquél declara: “Muero como he vivido; ningún cacique me manda”. 

En contraposición a su calificación como salvajes y salteadores hecha por algún cronista anterior a Musters, seguramente sin contacto directo con los patagones, el viajero inglés los define como bondadosos, de buen carácter, impulsivos. Otro rasgo de su carácter que llama la atención es su gran amor a sus mujeres o a sus hijos. Musters habla de su gran permisividad con los niños, a los que dejan los mejores caballos y no les corrigen las travesuras. También afirma que las peleas conyugales son raras, y la costumbre de golpear a la esposa es desconocida entre ellos.

 

 

Orkeke, el cacique indiscutido.

 

La partida era capitaneada por Orkeke, quien mandaba sobre los gününa küne o puelches, dominando el territorio por donde pasa la actual Ruta 40. La primera vez que Musters lo vio, el cacique venía de una caza, montando un caballo alto y con un guanaco encima. Tenía sesenta años que no se le notaban. Ostentaba nariz aguileña, abundante cabello negro, labios delgados y ojos brillantes. Su porte era grave y solemne. Medía un metro ochenta y, con su proporcionada musculatura, saltaba sobre su caballo en pelo para dirigir cacerías con suma energía. Sus facultades reflexivas eran notables y tenía el hábito del aseo. También estaban su hermano Tankelow y entre otros Waki, hombre fornido y bondadoso con quien Musters trabó amistad. En total dieciocho tehuelches con un número similar de mujeres y niños y algunos chilenos desertores conformaban el grupo.

Tras remontar el río Chico en dirección noroeste, continuaron en dirección norte paralelamente a la cordillera de los Andes, por los caminos que por entonces utilizaban los tehuelches y que coinciden prácticamente con el trazado de la actual Ruta 40.

 

Las normas sociales.

 

Durante los primeros tramos ocurrieron varios hechos que le dieron oportunidad a Musters de conocer diversos pormenores de la vida indígena que anotó cuidadosamente en su cuaderno. Por ejemplo, Orkeke no tenía hijos, de modo que su amor paternal lo dedicaba a su perrito de nombre "Ako". En su calidad de hijo adoptivo, el perro poseía tropilla propia. En las inmediaciones del río Pinturas el cacique, al ver que el caballo de Musters estaba cansado, le sugirió que le pidiera prestado uno a "Ako". Interrogado el perro, como no respondió, se dio por descontada su conformidad. Otro episodio sucedió en un lugar llamado "Gegel", ubicado en el límite entre Santa Cruz y Chubut. Musters estuvo a punto de casarse con una tehuelche, pero debió desistir porque la muchacha era tehuelche meridional y por lo tanto opositora de Orkeke, que era septentrional. Como ambos bandos a veces se enfrentaban y Musters vivía en la vivienda del cacique, optó por mantenerse fiel a su protector. Además, el padre de la novia le pidió su arma como dote y el inglés no estaba dispuesto a entregarla.

 

Parlamento tehuelches

 

Parlamentos

 

A fines de septiembre de 1869 Musters entró a Chubut, permaneciendo allí durante 155 jornadas en las que hizo 34 campamentos. Con la caravana aborigen recorrió hermosos lugares pero, sobre todo, comenzaron a producirse importantes parlamentos (espacios de discusión en donde los grupos indígenas que participan en ella a través de sus respectivos líderes étnicos deciden las estrategias políticas que llevarán adelante).

El primer parlamento se realizó con el encuentro de las partidas de Orkeke y Casimiro con la de Hinchel en el valle de Genoa. Musters respetó a  Hinchel desde antes de conocerlo. Gracias a un chasqui supo que ese cacique recibió la falsa noticia de que habían matado al huésped inglés en el campamento de Orkeke. Enfurecido con la noticia Hinchel ordenó ajusticiar a todos los responsables del crimen. Musters quedó impresionado con el hecho de que ese jefe hubiera castigado a sus supuestos asesinos. Lo describió como un hombre inteligente, de buen humor y fisonomía agradable. Tenía la inusitada virtud de la sobriedad permanente. Era generoso y muy diestro en todo tipo de trabajos manuales. Su único vicio era despilfarrar sus bienes en los juegos de apuestas. Según el viajero todos los jefes se dirigieron a un lugar convenido entre los dos campamentos donde se sentaron en círculos sobre la hierba.

El segundo encuentro se realizó con la partida de Jackechan, que se jactaba de haber tratado con varios ingleses, especialmente con el señor Lewis Jones, de quien aprendió el nombre de la reina de Inglaterra y muchos otros datos. Ostentaba una cadena de plata bellamente trabajada con un medallón de la Madonna. Además del mapuche y el tehuelche, hablaba con fluidez el castellano y era muy avispado.

En ambos parlamentos se decidió que el líder principal de todas las partidas sería Casimiro.

Además Musters conoció a gente vinculada con la colonia galesa de Chubut y a varios de los que se habían cruzado con el viajero Guillermo Cox. Además de la política y del comercio, durante los encuentros con otras tribus medían sus destrezas organizando carreras de caballos.

En los primeros días de enero de 1870, Musters y los tehuelches se encontraban en las inmediaciones de Teckel.

 

Tecka Chubut

Tecka (Teckel). Imagen actual.

 

 

Hacia el noreste.

 

El 24 de enero llegó a las inmediaciones de Esguel Kaik. Allí se quedaría hasta el 5 de febrero, donde compartiría pacíficamente juegos y actividades de caza con un grupo de araucanos acampados del otro lado de las lagunas Esquel. Desde allí Musters envió una nota al líder de la incipiente colonia galesa del Chubut, Lewis Jones. El viajero inglés pensó dirigirse al Valle del Chubut, pero finalmente optó por seguir a los tehuelches por Río Negro hasta llegar a Carmen de Patagones.

En esta región cordillerana, ubicada entre las actuales provincias de Chubut y Río Negro se realizan tres parlamentos más (Teckel, Esquel y Gatschenk) donde la figura de Casimiro adquiere cada vez mayor importancia, debido a que no solo hubo participación de los tehuelches del sur y aquellos otros que provenían de la región mesetaria, sino también de un grupo (encabezado por Quintuhual) al que Musters denomina equivocadamente ‘araucanos’ pero que está conformado por tehuelches ‘cordilleranos’ que poco tiempo antes habían formado parte del ámbito político Manzanero, al norte del río Limay.

En estos tres parlamentos se decide, al igual que los anteriores, que Casimiro sea el representante político común de todas las partidas tehuelches ubicadas al sur del río Limay. A estos encuentros asistieron líderes como el mencionado Quintuhual, quien participa desde el tercer parlamento y de allí en adelante; luego aparecerá, en el quinto parlamento, el líder Foyel y finalmente Inakayal, quienes también formarán parte de la seguidilla de parlamentos posteriores.

De esta serie de encuentros el más importante es el que se da entre Foyel y Casimiro, no sólo por la entrega de regalos sino por la dinámica ejecutada, que incluyó una breve conferencia entre los dos caciques, si bien ninguno de los dos podía entender el lenguaje del otro ya que el primero provenía de ‘Las Manzanas’ y posiblemente la lengua en la que hablaba era el mapudungun, mientras que el segundo dominaba las dos lenguas de los tehuelches: la gününa iajëch del norte y la aonik’ais del sur.

 

cacique Foyel

 

A partir de allí, el inglés continuó su viaje hacia la tierra de “Las Manzanas”, agregado a la familia del cacique Casimiro, durmiendo en su tienda. El 22 de marzo la caravana arribó a Geylun (posiblemente al sur de Paso Flores y cerca de Pilcaniyeu actuales).

Pocos días después entró a las tierras de Sayhueque.

 

Por Hernán Roly Medina

Loading...
Loading...