GLACIARES. Protagonistas del paisaje patagónico

glaciar Lanin

Cumbre del Volcán Lanín. Junín de Los Andes, Neuquén.

 

 Extensión de las masas de hielo en la última era glacial

Se sabe que las glaciaciones son un fenómeno que ocurre desde remotas eras geológicas en distintos lugares de la Tierra. Por ejemplo, hace 450 millones de años, antes de la separación de los continentes, el actual desierto del Sahara se encontraba sobre el Polo Sur y sufría una enorme glaciación de la que todavía quedan restos visibles en forma de grandes estrías sobre las superficies de roca pulida.

 

registros de glaciación en el Sahara

Registros de glaciación en el Sahara.

Sin embargo, la glaciación más conocida y mejor estudiada es la última. Ésta, se dio simultáneamente en los dos hemisferios, aunque las mayores extensiones las alcanzó en el Hemisferio Norte: En Europa el hielo avanzó hasta cubrir casi toda  Gran Bretaña, norte de Alemania y Polonia, y en el norte y centro de Norteamérica, el manto de hielo que bajaba del Polo Norte, sepultó todo Canadá y alcanzó hasta más al sur de los actuales lagos estadounidenses que, como los patagónicos y los alpinos, se formaron sobre las hondonadas que dejaron libres las masas glaciares que acababan de retirarse. En total, los glaciares llegaron a cubrir en el clímax de la última gran glaciación (aproximadamente 18.000 años) un tercio de las tierras emergidas, lo que supuso tres veces más de su extensión actual. El nivel del mar bajó entonces 120 metros, resultando de ello grandes extensiones (hoy cubiertas por las aguas marinas) de tierra firme.

Última glaciación planeta Tierra Roly Medina

Por el carácter plástico del magma que yace bajo la corteza terrestre, las tierras que sufrían la presión de los hielos se deprimieron bajo sus casquetes polares, como ocurre actualmente con la Antártida y Groenlandia y poco a poco, al retirarse los hielos, fueron de nuevo elevándose lentamente, fenómeno no del todo concluido.

Por otro lado, en el pico de la glaciación, la disminución de la temperatura media varió ostensiblemente en diferentes lugares del planeta: diez grados menos en Alaska, seis en Inglaterra, dos en los Trópicos, y prácticamente sin variación en el Ecuador.

 

Glaciares en la actualidad

 

Actualmente, los glaciares son sólo reducidas reliquias de las extensiones glaciales de antaño. Sin embargo, todavía juegan un papel importantísimo en nuestros días: Ocupando el 10% de las tierras emergidas, suponen el 90% del agua dulce del planeta (dato interesante en un mundo cada vez con menos agua potable y más contaminada). Además, se estima que si los glaciares se derritieran hoy, el nivel del mar subiría entre 60 y 70 metros inundando enormes extensiones de terrenos costeros y varias de las principales ciudades del mundo. Por otro lado, con las corrientes de aire y agua que crean, contribuyen a equilibrar el clima de la tierra, que sin ellos sería asfixiante. También fueron ellos los que antaño excavaron, transportaron y pulverizaron minerales de todo tipo que después, por las violentas tempestades que soplaron desde sus masas heladas, se distribuyeron por diferentes regiones del orbe (China, América del Norte, Europa Central, Pampa) creando suelos muy fértiles para la agricultura.

 

Glaciares en Argentina

 

El Inventario Nacional de Glaciares revela que Argentina cuenta con 8.484 km2 cubiertos de hielo, ubicándola entre los países con mayor superficie englazada del mundo.  Este inventario incluye los siguientes tipos de cuerpos de hielo:

Glaciar descubierto: es un cuerpo permanente de hielo y nieve, que se ha formado por la acumulación, compactación y recristalización de la nieve acumulada.

Glaciar cubierto: es un glaciar con una importante cobertura de material detrítico que lo tapa.

Glaciar de escombros: es una mezcla de hielo y material rocoso. A diferencia de un glaciar cubierto, que tiene una masa de hielo cubierta por una capa de detritos, un glaciar de escombros es una mezcla de hielo y detrito.

Manchón de nieve: es un cuerpo de hielo pequeño que, a diferencia de un glaciar, no se mueve pendiente abajo.

 

Funciones de los glaciares en Argentina

Los cuerpos de hielo constituyen componentes cruciales del sistema hidrológico de montaña y son reconocidos como “reservas estratégicas” de agua para las zonas bajas adyacentes y gran parte de la diagonal árida del país. Si bien la nieve que se acumula cada invierno en la Cordillera de los Andes constituye la principal fuente de agua para los ríos del oeste argentino, en años secos o con baja precipitación nival, los glaciares y partes que se descongelan de las crioformas poseen una contribución  importante al caudal de los ríos andinos ya que aportan volúmenes significativos de agua de deshielo a la escorrentía ayudando a minimizar los impactos de las sequías en las actividades socioeconómicas de los oasis de regadío. Por ello, la información detallada sobre el número, área y distribución espacial de los cuerpos de hielo no solo brinda una estimación de las reservas hídricas en estado sólido existentes en las diferentes cuencas andinas, sino también información básica para conocer la capacidad reguladora de dichos cuerpos sobre los caudales de nuestros ríos en condiciones climáticas extremas.

Además los cuerpos de hielo cordilleranos  constituyen excelentes laboratorios naturales para estudios científicos. Aparte de estudios de índole hidrológica y geológica que pueden desarrollarse utilizando estos laboratorios naturales, los glaciares ocupan un lugar destacado a nivel mundial como indicadores de cambios climáticos pasados y presentes. En efecto, el rápido retroceso de los glaciares en los Andes y otras regiones montañosas del mundo es generalmente considerado como uno de los signos más claros del calentamiento que ha experimentado el planeta en las últimas décadas.

Aparte, los glaciares de Argentina constituyen elementos emblemáticos del paisaje andino, realzando la belleza de los principales atractivos turísticos y generando ingresos significativos para la economía nacional. Considerando los servicios ambientales que  brindan, su alto grado de vulnerabilidad y los riesgos asociados a sus variaciones, los glaciares y geoformas periglaciales son  concebidos como elementos  valiosos del paisaje que deben ser estudiados, monitoreados y protegidos para poder conocerlos y preservarlos.

 

Glaciar Hielo Azul RN120

Glaciar Hielo Azul. El Bolsón, Río Negro.

 

 

Glaciares en la Patagonia

 

En Argentina los glaciares se distribuyen en doce provincias: Catamarca, Chubut, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y Tucumán. A continuación se describirán los glaciares patagónicos repartidos en tres área: norte, sur y Tierra del Fuego.

 

glaciar Domuyo

Volcán Domuyo. Cordillera del Viento; Chos Malal, Neuquén.

 

Andes del norte de la Patagonia

Se extiende desde la cuenca del río Neuquén hasta las cuencas de los ríos Simpson, Senguerr y Chico en la provincia de Santa Cruz. En esta región aumentan las precipitaciones (1.000-5.000 mm anuales) y disminuye la altura de la cordillera.

Solo volcanes aislados, como Lanín y Tronador, tienen altura suficiente para mantener glaciares de cráter. Los más famosos y  visitados son los glaciares del Monte Tronador en el Parque Nacional Nahuel Huapi, provincia de Río Negro. El más conocido es tal vez el Ventisquero Negro, un glaciar cubierto por detritos al cual se puede acceder en vehículo durante todo el año. Este ventisquero es negro por la arena, las piedras y otros detritos líticos que quedan comprimidos entre las capas de nieve que luego conforman el glaciar, e impiden el reflejo de la luz que a otros les da el color blanco con vetas azules. Por el deshielo estos detritos llenan el Lago Manso, una pileta al pie del cerro donde flotan grandes bloques de hielo, también negros. El negro del glaciar se lava en los días de lluvia o tormenta, pero muy rápido recobra su color, por la arena que vuela;  no es fácil verlo lavado ya que  tras las precipitaciones el camino es difícil de transitar.

Cerca de Ventisquero Negro se halla otra lengua glaciar del Tronador, llamado Castaño Overo, nombre que no obedece a su color sino a los animales que pastaban en la zona, entre los que se destacaba un toro de ese pelaje. En el 2009 la zona sufrió un alud y el hielo, el agua, los témpanos, el barro y los árboles que arrastró, recorrieron casi ocho kilómetros hasta borrar el lago del valle.

Los glaciares de escombros son menos frecuentes en esta zona de los Andes Patagónicos.

 

Glaciar Ventisquero Negro

Ventisquero Negro, Parque Nacional de Nahuel Huapi. Río Negro.

 

Andes del sur de la Patagonia

Incluye las cuencas del río Deseado y los lagos Buenos Aires y Pueyrredón, hasta las cuencas del río Gallegos y río Chico en la provincia de Santa Cruz.

Las altas precipitaciones (5.000-10.000 mm anuales) permiten el desarrollo del Campo de Hielo Patagónico Sur (12.100km2, de los cuales 2.662 km2 están en Argentina).

Esta región incluye varios glaciares de descarga, que desprenden témpanos de hielo en los grandes lagos patagónicos, incluyendo el famoso glaciar Perito Moreno, en el Parque Nacional Los Glaciares, provincia de Santa Cruz, que atrae a cientos de miles de turistas cada año. Los glaciares que rodean a la localidad de El Chaltén (glaciar Torre, Piedras Blancas, y de los Tres, entre otros) también constituyen importantes atractivos turísticos dentro del mismo Parque Nacional, y realzan las imponentes vistas del cerro Torre y Monte Fitz Roy o Chaltén. Además son muy frecuentes los glaciares de valle, campos de hielo y glaciares de montaña.

 

Perito Moreno Santa Cruz

Glaciar Perito Moreno, Santa Cruz

 

 

Andes de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur

 

Incluye cuencas varias de Tierra del Fuego, lago Fagnano, Islas Malvinas, Islas Georgias del Sur, Islas Orcadas del Sur, Islas Sandwich del Sur y Sector Antártico Argentino.

En los andes fueguinos se modifica la orientación de la Cordillera en sentido oeste-este y disminuye considerablemente su altura. Las precipitaciones que provienen del Pacífico disminuyen de oeste a este por lo que en esta región se hallarán glaciares de pequeño tamaño, como el Martial Este (0,1 km2), retraídos a los niveles superiores de los circos o depresiones (en forma de anfiteatro) producidas por la erosión glaciar en las paredes de la montaña.

 

Glaciar Martial Tierra del Fuego

Glaciar Martial, Tierra del Fuego.

 

Por Roly Medina

Loading...
Loading...