TANGO EN LA PATAGONIA. Enrique Nicolás

Neuquén. Coordenadas: 39º 00’ 30” S – 68º 08’ 29” O

 

 

Un Soñador hiperactivo con música en su ADN

MANOS EN 

 

¿Enrique, cuál es tu profesión?

SOÑADOR, así, con mayúsculas; ese es mi título más cercano. Sueño con tocar bien el piano algún día, sueño que me gusten mis arreglos más de un mes, sueño que la Orquesta Provincial de Tango sea parte definitiva de nuestras formaciones culturales.

Si tenemos orquestas dedicadas a tocar Beethoven o Tchaicovsky, músicas que no nos pertenecen salvo por el mandato europeo que dice “cuál es la cultura”, ¿por qué no tener una que toque Arolas, Canaro, Troilo... no?

Nuestra “Cultura Universal” se llama TANGO (declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad). Y agrego toda la música que los argentinos desarrollamos, desde una Chacarera hasta un Loncomeo o desde la Milonga Campera a un Huayno o una Vidala (por nombrar unos pocos).

¿Tu instrumento favorito, es…?

Yo diría el que toco, porque a esta altura aprender otro y lograr chapucearlo aceptablemente me llevaría tiempo. O sea el piano, pero siempre tuve un amor con el contrabajo, por su papel fundamental rítmica y armónicamente (lo que me llevó a fabricar con mis manos ocho contrabajos, que los toca magistralmente mi hijo Ezequiel).

 

NICOLÁS HIJO Y EN

 

¿Cómo comenzás a vincularte con el arte?

Porque mi papá había sido violinista y decidió dejar la música para dedicarse a los negocios. Pero en mi casa de Laboulaye había “Stereo” desde que tengo uso de razón. Era marca RCA Victor, tenía dos bafles tremendos. Y allí sonaban Pugliese, Salgán, Troilo, Count Bassie, Duke Ellington, Oscar Peterson y música clásica (que a mí no me gustaba y cuando mi viejo la escuchaba yo me iba a jugar a los cowboys).

 

A Temprana edad inicias tu camino en la música, el cual te llevó a tocar con grandes artistas. De todos ellos, ¿a quién considerás como tu maestro? ¿Por qué?

Empecé a estudiar piano a los ocho años. Sigo estudiando todavía (además de técnica pianística, porque los instrumentos son muy exigentes, en este momento estoy estudiando orquestación con un Maestro del DAMUS, ex López Buchardo).

La primera etapa de mi vida en la que compartí escenario con grandes figuras fue en el género Jazz, que estudiaba en esa época. De la mano de un  gran pianista, Horacio Larumbe (fue un amigo, padrino) debuté tocando en “Jazz & Pop”, con maestros de la talla de Norberto Minichillo, Fats Fernández, Jorge Gonzáles.

También toqué con Hermeto Pascoal como invitado.

El Tango vendría mucho después, ya radicado en Neuquén. Ricardo “Chiqui” Pereyra (de quien soy amigo), Raúl Lavié, María Garay, María Graña, José Ángel Trelles, Guillermo Fernández, Claudia Mores, Daniel Cortés, fueron grandes figuras de las que aprendí mucho por su calidad artística y su generosidad.

Pero sin dudas fue Rubén Juárez quien me puso alas para poder volar en este género. Él me enseñó Troilo, Leopoldo Federico. Me enseñó a sacar el corazón del cuerpo y desparramarlo sobre las teclas. Me enseñó que si lo que toco no me eriza la piel a mí, no se la eriza a nadie.

Me enseñó que el Tango es la mejor música del mundo, y a pesar que durante años se empecinaron en destrozarla (hacerla mierda decía él, y yo también, fuera de las notas) ha perdurado y crecido.

 

JUÁREZ EN

 

¿Cuál fue la experiencia más hermosa que te tocó vivir sobre el escenario?

Ver desde el escenario como un tipo que sólo habla alemán se emociona con la letra en castellano de lo que canta Juárez, y después el tipo me explica que no hace falta hablar el idioma para entender el idioma de los sentimientos.

Pero tengo muchas, porque tocar con Juárez, cuando él hacía algo solo con su bandoneón y yo me quedaba como espectador privilegiado, podía disfrutar como pocas veces lo hice en  mi vida.

 

EN EL ESTUDIO CON LALO MIR EN

 

 

¿Qué música preferís escuchar para relajarte?

Yo no me relajo, nunca. Siempre escucho música para aprender. Cuando escucho, siempre estoy tratando de descifrar lo que no sé, ver cómo puedo hacer para incorporarlo a mi lenguaje, cómo adaptarlo.

No me gusta la música que relaja, me duerme. Y a mí la música me gusta para estar despierto. Me gusta todo lo potente (aunque no sea estridente), por eso escucho a Sting, a George Duke, a Salgán o a Piazzolla, al que sea.

Soy hiperkinético, por lo tanto el relax lo guardo para cuando no respire más. Quiero vivir cada segundo de la vida.

 

Música en la Sangre, tu papá era violinista de tango; tu hijo Ezequiel (contrabajo) y vos comparten los escenarios ¿qué sentís como padre?

Y mi hijo menor docente de música, guitarrista de verdad con el que compartimos escenario algunas veces (toca el bajo eléctrico también, y una vez que Ezequiel no podía hacer una actuación aprendió a manejar el arco y tocó el contrabajo muy bien)

Con mi papá pude tocar muy poco, él había guardado el violín hacía mucho tiempo. Lo sacó, lo encordó y empezó a tocar cuando me regaló el piano (de ¼ cola que aún me acompaña). Pero un día dijo que para tocar en serio había que volver a estudiar seis horas por día, y guardó el violín para siempre.

Estoy orgulloso de mis dos hijos. Ezequiel es el contrabajista y co-autor de todos los proyectos de tango de los últimos diecisiete años. Tocar con él es saber que tengo una red a la que puedo tirarme con los ojos cerrados. Cada uno sabe qué va a hacer el otro aunque no esté escrito y lo inventemos en ese momento. Además tiene un “tempo” y una afinación excepcional (que comparte con Jeremías en su instrumento específico, la guitarra. Ambos con oído absoluto).

 

 

ORQUESTA NIÑES

 

 

Actualmente ¿en qué proyectos estás trabajando?

La Orquesta Escuela Provincial de Tango es mi proyecto más querido y deseado. Me dedico a él unas doce horas por día (a veces más) porque hago los arreglos para la orquesta, estudio mis partes y además planifico la actividad.

Fuera de este contexto de pandemia, nosotros teníamos diversas actividades que elaboramos en el proyecto original cuando fuimos designados como elenco estable del Ministerio de las Culturas de la Provincia del Neuquén.

Conciertos Didácticos en escuelas y colegios de la provincia

Seminarios para alumnos de orquestas Infanto Juveniles y conciertos compartidos

 

Clase preparatoria para el Primer Encuentro Regional Angostura Tango. Niñxs y profesorxs de la Orquesta Escuela Municipal de Villa La Angostura. Noviembre 2019 

 

Seminarios para escuelas de música dependientes del CPE

Formación de músicos del género para formar una orquesta típica con filas de cuerdas (violines, viola, violoncelos), bandoneones (tres en la actualidad), guitarra, piano y contrabajo.

Este proyecto se realiza con quien suscribe y lxs maestrxs: Fabiola Quiroga Rojas (violín), Ezequiel Nicolás (contrabajo) y Nicolás Malbos (bandoneón), quienes comparten el proyecto y aportan su experiencia e ideas, además de arreglos orquestales.

 

 

CLASE EN AULA EN

 

 

¿Qué rol social crees que debería ocupar la Cultura?

Inclusión, creo que esa es la palabra. Incluir significa “hacer ver”, visibilizar, hacerle sentir a un chico, a un joven o a un adulto que puede ser parte del mundo del arte de la cultura

No necesariamente deben ser escritores, bailarines, escultores o músicos. Está comprobado que acercar la cultura actúa como disparador de otras disciplinas, porque se abre un mundo nuevo, mezcla de tecnicismos con el lenguaje de los sentimientos. Por eso mi sueño es llegar hasta el último rincón de la provincia con mi cultura, con la que yo he cultivado. Quiero compartirla. Yo no sé a quien le estoy cambiando la vida, ni a cuantos. Pero seguro que eso va a ocurrir.

 

 

IDENTIDAD EN

 

 

¿Qué es la identidad?

Es lo que quisieron quitarnos muchas veces cuando nos decían que tal cosa que venía de afuera era mejor, que tenía más calidad que lo nuestro. Escuché muchas músicas, incluso hasta llegué a tocarlas. Les aseguro que la complejidad de una zamba, hecha con fundamentos, nada tiene que envidiarle a una partita de Bach. Son cosas diferentes. Pero la zamba es nuestra, el tango es nuestro. Un triunfo o una chamarrita son nuestras.

Esa es nuestra identidad. Y a lo largo y ancho del país deberíamos tener orquestas que toque eso. Romper con ese “eurocentrismo” que nos decía que “para ser culto había que tocar a...”

 

¿Qué es la Patagonia?

Un lugar mágico, interminable, misterioso y a veces áspero que elegí para vivir hace treinta y tres años, y del que no pienso irme. Porque no necesito estar en Corrientes y Suipacha para tocar un tango (ahí vivimos un tiempo cuando nació Ezequiel).

Es un lugar que da mucho a nuestro país y recibe poco muchas veces. Sueño con una Orquesta Escuela Patagónica de Tango, que vaya enlazando todos los que aman esta música, que tocan un instrumento propio de una formación tanguera, y que este proyecto sea itinerante para capacitar y dar conciertos en cada lugar del Sur.

 

ESCENARIO TEATRO EN

 

Por: Gabriel Dell´Acqua

 

EN REMERA FOTO PERFIL     Enrique Nicolás es el Director de la Orquesta Escuela Provincial de Tango del Ministerio de las Culturas de la Provincia del Neuquén. Nace en Laboulaye (Córdoba).

A la edad de 8 años comienza a estudiar piano, luego viaja a Buenos Aires, en esta ciudad continúa sus estudios en varios conservatorios hasta conocer a Dante Amicarelli (pianista de Piazzolla) que tenía un instituto con Horacio Salgán (con quien también estudia).

Viajó por el mundo representando parte de nuestra cultura “el Tango”, compartió el escenario con muchos de nuestros artistas más amados.

Es un gran Docente, con vocación de servicio, que recorre la provincia del Neuquén brindando conciertos y seminarios en instituciones públicas (compartiendo sus conocimientos apasionadamente y con una admirable sencillez), enseñando a profesionales y estudiantes de todas las edades.

Loading...
Loading...