ESTAMPA-TAGÓNICA. Oscar Sarhan.

Chacra La Celestina, orillas del Limay, Neuquén. Coordenadas: 38º 58’ 51” S – 68º 08’ 07” O

 

Oscar Sarhan, como si no tuviera nada mejor que hacer: juega. Parece un niño de eterna sonrisa como si nada lo hubiera lastimado en la vida. Se vale del amor para sanar heridas. Juega. Juega con recuerdos, con colores, con palabras. Baila con amores y abraza, siempre abraza; generoso aun en la distancia.

Y ahora dice que: alguna vez no estuvo aquí, como si se pudiera dejar la Patagonia, con sólo tener un boleto de ida en la mano.

 

 

Oscar con bailarina

 

Hace veintidós años, estudiando en París, me tocó reflexionar sobre la Patagonia, en un coloquio de jóvenes de distintas partes del mundo. No necesité hacer mucha presentación sobre la región, puesto que la gran mayoría sabía de qué hablaba.

Mi origen libanés y tehuelche-mapuche, fue motivo de alegría para los franceses, eternos “protectores” del Líbano, y grandes curiosos de los rincones de la tierra, de sus etnias, sus geografías. Aman la Patagonia.

Anclé en un país ávido de nuevas culturas, por lo que enseguida comprendí que el orgullo que tenía por mi terruño me salvaba de la nostalgia por él.

Me sentí patagónico en las más variadas sensaciones. No viajé solo, sino que me llevé sin etiquetas, el espacio inconmensurable, el devenir de los vientos internos, los silencios en horizonte, de surcos y senderos, de la cruz hecha monte. Así anduve...

 

 

Oscar bailando en la gramilla

 

El billete de ida tuvo su regreso, veinte años más tarde.

Plantado en mi casa, La Celestina, Neuquén, repaso aquellos días en París, en Sitges y Barcelona, como un tramo del camino que indefectiblemente, nunca olvidó su punto de partida, su irrevocable destino: estoy hecho de este barrio, de aquellas bocinas en el ripio, de los álamos que prenden momentos, una suba de pájaros, luz sin incremento.

 

 

La Celestina

 

No hace mucho yo también creí que, en este valle patagónico, convivíamos con el sentimiento de estar lejos, sin saber de qué o de quién. Reconocerme en el paisaje, entender sus ciclos naturales como parte de mis estados, hizo que soltara amarras de sus curvas y desiertos. Y que el hombre que construyo no midiera la soledad ni el hastío, sino que celebre el cristal de la roca, los rojos en trapos, volando, fugitivos.

 

Alameda Oscar Sarhan

 

 

Si es por colores, digo, ahora que ya se va la tarde y la distancia es una noche en el olvido, venero el río, las jarillas y los frutales que pasan sin permisos.

Junio en esta orilla. Hay leña en mi estufa. Los perros bien, el gato bien, los caballos bien, las ovejas bien.

 

Perfiles con perros Oscar Sarhan

 

 

Han caído a la laguna hojas sin escribir y los patos carteros pasan de ellas.

De la nutria Urrutia sólo se sabe que... nada. Y del Biguá cantor, las garzas no ven que deba decantarse.

En este paseo sin solfeo, voy con gorriones de estribillos en amarillo.

Aquí los domingos no se extraña sino que se entraña, tiernamente.

No hay mensaje oculto en la botella que flota: el verano tardó en irse lo que en llegar tardó el otoño.

El aire está conmigo, aquí vamos, mestizos.

 

 

Cabalgando Oscar Sarhan

 

Por: Oscar Sarhan

 

 

Recorte de Aimé Oscar Sarhan     Oscar Sarhan (El Chocón, Neuquén, Argentina, 1970). Artista/Gestor Cultural.

Se formó en el profesorado de Arte Dramático de la Escuela Superior de Bellas Artes. Estudió Comunicación Social en la Universidad Nacional del Comahue (Argentina). Lic. en Artes del Espectáculo en la Universidad Saint Denis París 8, Francia. Se perfeccionó en el Teatro Caribeño (Cuba) con Eugenio Hernández y en el Studio Harmonic (París) con Corinne Lanselle.

Integró el grupo de teatro "Claroscuro", dirigido por Darío Altomaro y Alicia Villaverde y la Compañía de danza contemporánea "Locas Margaritas", dirigida por Mariana Sirote (Neuquén).  En París integró la Compañía de la Universidad Paris 1, Panthéon-Sorbonne.

Trabajó en la agencia Neuquén del diario "Río Negro" durante diez años, en su página de Cultura y Espectáculos. Colaboró para  las revistas “El Picadero”, “La Maga”, “Balletin Dance”, “Têtu Magazine” y “Horizont” y Canal 7.

Es autor del libro “Inventario de Sueños”, que reúne 80 entrevistas a artistas argentinos radicados en Paris a partir de los años cincuenta y “Desamurados”, foto-relatos inmediatos.

Recibió becas y premios de la Fundación Antorchas, Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional del Teatro.

Vivió en La Habana, París, Sitges y Barcelona, donde crea hasta la actualidad puentes culturales con Argentina.

Fue el director de Gestión Cultural de la Honorable Legislatura del Neuquén en el período 2016-2019.

Vive en Neuquén.

 

Loading...
Loading...