CUERPOS HABITADOS

Cómo nos movemos (al Sur). Maia Chaves. Fotógrafa.

Villa La Angostura, Neuquén. Coordenadas: 40º 15’ 18” S – 71º 31’ 40” O

 

Conocí a Maia con el presentimiento de una brisa suave. Así se presentó: fresca, entre menta y jazmín del aire; con una fragilidad aparente, tenía dentro de sí el arraigo del ñire, que crece lenta, sostenidamente y establece relaciones de armoniosa comunidad con las plantas que comparten el espacio que habita.

Observé su trabajo bebiendo con los sentidos lo que sus ojos habían captado y mostraban en imágenes impresas. Las fotos de Maia Chaves, hablan mucho más de lo que muestran, como su elocuente silencio y su andar apenas perceptible.

En enero de este año, me asombró notablemente la síntesis conceptual que lograba entre dos planos (largamente abordado por colegas de las artes, la educación, la gestión cultural e incluso el psicoanálisis): cuerpo-territorio. Su obra, “(Cómo nos movemos) al sur”, expuesta en la cuarta edición del Festilagos (2020), en Villa La Angostura, mostraba mucho más que la yuxtaposición de éstos. Hay en ella un claro conocimiento vivenciado a través de los sentidos de quien habita lo visible y los planos sutiles que no se muestran al ojo si no se enfoca la mirada. Mirarla no me alcanza; le pido a la artista que me hable de su obra fotográfica.

 

Pies en el lago 20200510 233357


-Es difícil tratar de expresar en pocas palabras el objeto de esta serie de fotos, siendo algo tan grande y que se extiende mucho más allá de mi cuerpo pero acá va un intento: esta obra fue realizada en Villa La Angostura en el transcurso de dos veranos. Nació como cultivo de una reflexión: ¿son nuestros cuerpos habitantes del lugar donde vivimos o son nuestros cuerpos los habitados?

Maia, como muchxs jóvenes, se mueve migratoriamente por razones de trabajo. La temporada, en la Patagonia norte puede darse fuertemente al año en dos estaciones: en invierno y verano. En el primer caso por la nieve, en el segundo caso por las playas y los lagos. Ella lo hace en verano, junto a su novio que es oriundo del lugar.

-Conocí un pequeño rincón del sur a través de un cuerpo alto y delgado, y no, no hablo del mío. Hablo de otro. Es a través de su pulso, su piel y su respiración que aprendí los movimientos de los lagos, las montañas y la tierra que residen allí. Durante el ejercicio de esta obra, las semillas de una sensación hogareña, parieron raíces en las mismas manos que habían estado enterradas en la arena de una playa en Las Balsas.

 

Espalda y arena 20200511 001436

 

Pero además de ese cuerpo-otro, evidenciado en la síntesis con que la fotógrafa representa ante nuestra mirada esos paisajes-territorios que habita, los sentidos y las preguntas también pasaron por el suyo propio.

-¿Por qué un cuerpo que soportó 40° (temperatura en el cemento de la ciudad) se dio cuenta que fue allí donde sintió el sol por primera vez? Quizás es porque el sur había empezado a habitar en mí -se dice en una respuesta que acaba de abrir la puerta a próximas indagaciones para las que Maia tendrá atento el foco de su cámara.

 

 

Atardecer del verano en el faldeo 20200511 002211

 

 

 

 

Maia Chaves 20180312 201635

 

 

      Maia Chaves, nació (1996) y reside en uno de los Cien Barrios Porteños de la Ciudad de Buenos Aires.

           Sus primeros acercamientos con el arte que expresa fueron en la Escuela de fotografía de Motivarte.

          Tiene el título en Tecnicatura Superior en la Fotografía Profesional en el Instituto Sudamericano para la enseñanza de la comunicación (ISEC)

           Actualmente se encuentra cursando la carrera Curaduría de Artes en la Universidad Nacional de las Artes (UNA).

             Instagram: @maiuchacha

 

 

 

 

 

Ph. Patricio Crespo

 

 

 

 

 

 

 

Loading...
Loading...